• 7 de febrero de 2023 22:21

Diario Digital Infotuc

Noticias de Tucumán, Argentina y el mundo

¿Qué sucedería si el Sol se apagase? ¿Cuánto falta para que eso pase?

Según la Agencia Espacial NASA, el Sol tiene una edad aproximada de 4.500 millones de años.


Ene 18, 2023
qué sucedería si el sol se apagase

Se sabe que, al igual que otras estrellas en la Vía Láctea, el Sol agotará su energía. ¿Cuánto falta para que eso suceda?

Según una publicación de National Geographic, la estrella se encuentra a mitad de su ciclo vital, por lo que restan cinco mil millones de años para que este evento ocurra.

Las rocas obtenidas en los viajes a la Luna fueron estudiadas en la Tierra y demostraron que el Sol tiene una edad aproximada de 4 500 millones de años, según la Agencia Espacial NASA.

Estrellas similares al Sol viven, aproximadamente, entre 9 y 10 mil millones de años.

Qué ocurre si el Sol deja de brillar

El Sol es una estrella cuyo diámetro equivale a 1.4 millones de kilómetros y se ubica en el centro del Sistema Solar. Sin la energía y la luz que esta masa de hidrógeno y helio produce, la existencia de vida en la Tierra no sería posible, asegura NASA.

Al igual que otras estrellas en la Vía Láctea, el Sol agotará su energía y, a medida que la estrella comience a consumir el remanente de su combustible, se expandirá hasta convertirse en una gigante roja.

De acuerdo con la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés), las gigantes rojas son estrellas que subsisten por el consumo de otros elementos de su formación química, tales como oxígeno, carbono, hierro, entre otros. En esa etapa vital, el Sol se volverá más grande, frío, oscuro y de color rojo.

Junto con la expansión del Sol, los primeros planetas en ser engullidos por el astro serán Mercurio, Venus y la Tierra. Sin embargo, NASA advierte que el Sol brillará 5 mil millones de años más hasta convertirse, luego de ser una gigante roja, en una enana blanca.

Leé:   Lleva un año sin comprar comida: come lo que cultiva en los jardines de sus vecinos

Fuente: National Geographic