• 24 de septiembre de 2022 09:10

Gerardo Rozín: un breve repaso por su trayectoria

El conductor Gerardo Rozín murió este viernes, a los 51 años, en su casa en Buenos Aires.


Mar 12, 2022
gerardo rozin

El periodista, productor y conductor televisivo Gerardo Rozín, dueño de un personal estilo que alcanzó popularidad en la pantalla de Telefe con ciclos como «Morfi, todos a la mesa» y «La Peña de Morfi», desde donde recuperó la música popular tocada en vivo en la TV abierta, murió ese viernes en Buenos Aires a los 51 años.

El rosarino falleció a causa de un tumor cerebral que lo aquejaba y que en los últimos días hizo que Telefe, el canal donde trabajaba, difundiera un comunicado refiriendo a su «delicado» estado de salud y pospusiera el estreno de la séptima temporada de «La Peña de Morfi» que iba a comenzar el próximo domingo.

Allegados al comunicador nacido el 18 de junio de 1970, que se formó en el Canal 3 de esa ciudad santafesina y en la redacción de Rosario/12 y que saltó a la pantalla nacional como productor de «Sábado Bus», el magazine nocturno comandado por Nicolás Repetto, confirmaron a Télam que su familia lo acompañó estos últimos días en su casa.

El portal de noticias Télam realizó un recorrido por la trayectoria de Rozín, quien también condujo «Tres poderes, «Esta noche libros», «Gracias por venir» y «Morfi, todos a la mesa», fue productor de «Hora clave», «Georgina y vos», «Mañaneras», «Es por ahí» y se desempeñó como gerente de programación de Azul TV (una de las tantas denominaciones legadas al canal de Alejandro Romay hoy llamado El Nueve).

Pero sin dudas fue en «Morfi, todos a la mesa» y «La Peña de Morfi», sus dos últimos envíos que se emitieron por Telefe, donde Rozín configuró acabadamente su perfil como animador jovial, entrevistador cálido y enorme difusor de la música popular argentina a la que le dio un espacio en vivo que se le sigue retaceando.

Leé:   Con invitado especial Il Divo ratifica su gira mundial

En marzo de 2017 al filo de iniciar la tercera temporada de «Morfi…», su creador le dijo a Télam que la apuesta era «reforzar lo que lo construido para afirmarse como el show de la mañana en televisión».

«Básicamente lo que queremos es más de lo mismo pero más lindo: nos llevó un tiempo acomodarnos al cambio de horario e incorporar periodismo sin perder el humor ni las recetas», dijo.

En ese reportaje Rozín explicó el impacto emocional de sus entrevistas indicado que «soy curioso de verdad y trabajo cada reportaje como si fuera el primero que hago. Para cada charla me pongo un objetivo y salgo a buscar un tono o un tema para divertirme o una confesión».

Un año y medio después, al analizar la buena audiencia lograda con los recitales de música en vivo en «La Peña de Morfi», Rozín señaló a esta agencia: «Que hubiera música en vivo fue un lío para todo el mundo pero terminó siendo muy bueno para los músicos y para la gente del canal implicó mostrar que se puede montar un show con un buen sonido. En definitiva fue muy motivador para todos».

Sobre el espíritu de ese espacio configurado como un gran escenario musical, añadió: «El objetivo es mezclar consagrados con buenos pero menos populares y eso dio resultados curiosos aunque el manual de la TV te dice que no».

Entonces descartó la comparación con Juan Alberto Badía (y sus ciclos como el emblemático «Badía & Compañía) y sostuvo: «Soy como un Badía sin talento. En realidad yo me siento más cercano a Juan Carlos Mareco, de quien era fanático y lo considero mi referente».

Leé:   Video: jugaba con un "dragón azul" sin saber que pudo enfermarlo gravemente

Y entonces también definió su estilo indicando: «Para lo que es la industria tengo un ciclo muy afortunado. Hace 10 años empezamos a hacer una televisión más artesanal que lo que el medio pide y logré salir por otro lado produciendo cosas a partir de géneros televisivos que por ahí estaban en desuso y los repusimos a nuestra manera».

Antes del inicio de la pandemia de coronavirus, cuando «La Peña…» preparaba su quinta temporada, Rozín arriesgó que el suceso del espacio se debía a que «se trata de una mezcla y que nos lo tomamos en serio. Hay compromiso con el trabajo. Todo está muy laburado y es muy divertido. Y, en el plano musical, siempre intentamos sorprender. Hay una profunda búsqueda por la excelencia».

Fuente: Télam